México que sueña a México

Desde la Puño y Letra y la Caverna (además de las otras asociaciones participantes en el acto: Conciencia Minera y AU Contrapoder) reproducimos literalmente el discurso pronunciado por una compañera de nuestra facultad en el acto que celebramos el pasado día 19 por los estudiantes asesinados en México:

Nuestra intención es dar voz a una parte de México de la cual nos sentimos parte: el México que sueña a México.
Daré lectura a un discurso que procura decir en pocas palabras, lo que, tal vez, no puede decirse ni en muchas, esto es, los tres éxtasis del tiempo en México, su pasado, su futuro, su presente, respecto al tema que hoy nos ocupa: Ayotzinapa. Ayotzinapa como símbolo, sólo como la punta del iceberg.

México ha sido un país históricamente saqueado. El latrocinio no ha sido incurrido solamente por figuras exóticas cuyo caso es, quizá, el de menor gravedad, sino perpetrado por figuras nacionales que traicionan la patria con insistente singularidad, insolencia y falta de arte. Con lo anterior procuro referir no una falta de ética sino una falta de estética, un vacío poético.
Retorno al punto de partida: México ha sido un país históricamente despojado, la Independencia de México es un hecho histórico que aún está en juego, y la Revolución mexicana se está fraguando hoy, aquí y ahora.

¿Por qué digo esto? Porque México no se agota en un vasto territorio de hermosos y fugitivos colores, ni en el lodazal prosaico de sus instituciones políticas, sociales, económicas. México no se agota. México es su gente, toda, también las manos que lo trabajan, las manos que lo escriben; las manos que no han de cesar de decirlo en su indecible belleza y terrible contradicción. No han de cesar tampoco de re-presentarlo, soñarlo y transformarlo en un México sí afirmable.
2 de Octubre, 1968: un día después de la salida del ejército de los campus de la UNAM y del IPN, miles de personas se reúnen en la Plaza de las Tres Culturas en Tlatelolco. Miembros del Batallón Olimpia se infiltran en la manifestación hasta llegar a donde se encuentran los oradores del movimiento y varios periodistas. Tras una señala que toma forma de bengalas abren fuego en contra de los manifestantes y militares que resguardan el sitio, hacen creer a estos últimos, que los estudiantes son los agresores. Militares disparan hacia la multitud de manifestantes que se encuentran en la plaza. Miembros del ejército persiguen sin orden judicial a centenas de estudiantes que intentan escapar del acto violento. El número de muertos va de los 200 hasta los 1,500. Testigos afirman hay grúas recogiendo centenares de cadáveres a su paso para luego arrojarles e incinerarles. Uno de estos cuerpos que yacían en el suelo era mi abuelo, afortunadamente vivo pero a punto de ser arrojado en una de las grúas cadavéricas; le salva el padre de una novia que tuvo, lo resguarda bajo la consigna “de éste yo me encargo”; le concede vida y mi abuelo huye. ¿Por qué ha tenido que huir mi abuelo? ¿Por qué en México el estudiante es perseguido? A través de mis estudios he ido esbozando una respuesta: porque el estudiante en México es poético, hace poesía.

3 de Mayo, 2010: un operativo mal planeado para reubicar a vendedores de flores termina en batalla campal entre policías, vecinos de Texcoco y San Andrés Atenco. La Policía Federal Preventiva instala un cerco policiaco-militar a la población. Despótico uso de la fuerza del Estado. El número de detenidos y heridos a causa de los actos de represión del tres y cuatro de mayo alcanza las 290 personas. Dos jóvenes muertos y denuncias de violación y acoso sexual por parte de mujeres detenidas, entre ellas reporteras extranjeras.

26 de Septiembre, 2014: decenas de estudiantes normalistas llegan a Iguala con la intención de manifestarse bajo la consigna de recaudar fondos para sus estudios, son atacados y perseguidos por policías municipales. Éstos los llevan a su cuartel y de ahí, con ayuda de agentes de Cocula, los trasladan a Pueblo Viejo, donde presuntamente los entregan al grupo delictivo Guerreros Unidos. A 43 días de esto (7 Noviembre, del presente), aún se desconoce dónde están 43 estudiantes. Mas han surgido pilas de cadáveres sin nombre, fosas de vergüenza nacional, impunidad expuesta en absurda proporción.

Tlatelolco, Atenco y Ayotzinapa no son hechos puros o puros hechos, son símbolos. Se relacionan con el frágil pero insistente, casi terco, status quo nacional, con una red de signos institucionales, culturales y artísticos en decadencia mas prestos a re-significarse, necesitados de re-significación; Tlatelolco, Atenco, Ayotzinapa, y quien sabe cuántos otros nombres borrados más, son síntoma de una sociedad en descomposición que se ha permitido olvidar a momentos su decir poético inalienable.

Con cada movimiento estudiantil México ha hecho poesía –Movimiento del 68, Yosoy132, Todos-Somos-Ayotzinapa–. Es poesía lo México necesita y lo que sabe hacer muy bien. México te necesita a tí a mí, a nosotros, no más, pero tampoco nada menos. México necesita situarse, leerse y relatarse: construirse identidad sin cesar, poner de relieve sus rasgos más poéticos. Nuestro México comienza donde se abre la ficción. Y ficción no es irrealidad, ahí muere el arte y vive el México oligárquico, corrupto, mediocre, insistente, terco, indistinto, incierto, infierno perpetuo. México no se agota en su historia, nuestro México comienza donde se abre el arte. Porque México no es algo dado, un en-sí kantiano, México es un monstruo de fuerzas-relaciones-tensiones sin principio ni fin (Nietzsche), México está abierto, a México lo construyo yo, tú, nosotros, el lenguaje, las relaciones.

¿Qué resta, sin ser deficiencia? Relacionar. Re-sistir, re-presentar, re-significar, re-configurar. Relaciones poéticas. Relaciones inéditas sin memoria pero sin olvido. México libre, México fuerte, México crítico, México poético. México sin PRI-PAN-PRD y contiguos, México sin oligarquía, México sin corrupción, México sin pobreza, México sin dinosaurios, sin chapulines, sin pelones ni copetudos, México que da pan y no tumba panales, México que no tumba ni hace tumbas; México que hace México, México plural, México intersectual: México de nuevas coyunturas, la más urgente, México-arte-ciencia, México-ciencia-arte. Intersección no suma. Generación de espacios otros. México crítico, México Poético. Porque si es relatable, es ya posible.

¿Entre todas estas relaciones dónde queda la relación México-España? Queda también trastocada. Cuando arribé a España no encontré ningún Hernán Cortés, ningún gachupo o gachupín. Encontré colectivo, rebeldía organizada, una nueva generación: solidaridad estudiantil ibérica. Esto presupone, antes bien exige, una nueva relación México-España, España-México. La España de colectivo, la España poética, la España que construyen manos y letras por una nación sí afirmable; trabajen pues juntos España y México, México y España, intersección no suma, por un mundo sí afirmable.

Krisares Athena González Rodríguez
FORO ¿Qué está pasando en México?
FACULTAD DE FILOSOFÍA, UCM
ESPAÑA, 2014

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s